La decoración de la boda

Seguramente ya has comenzado a organizar todos los detalles de tu matrimonio y puede que ya tengas algunas cosas listas y definidas pero a lo mejor tienes algunos pequeños detalles que aún no has decidido. Como siempre lo he dicho, organízate bien, ten una agenda especial para el matrimonio y ahí anota todo lo relacionado con éste. Hoy especialmente quería hablarte de la importancia de la decoración para el día de tu boda, es por eso que la decoración se tiene que convertir en un punto fundamental de nuestro check list de matrimonio.

En todo el corre corre que trae la organización de una boda muchas veces dejamos los pequeños detalles para el final, como por ejemplo la decoración, este aspecto que a primera vista parece no tener importancia, termina siendo uno de los protagonistas del gran día porque ahí se verán reflejados tus gustos, los de tu pareja y sobre todo le dará ese toque de elegancia a la boda que todos deseamos tener.

Si te estas preguntando qué tipo de decoración es el adecuado para tu boda? Simplemente mira las cosas que te gustan y se adaptan a tu forma de ser y al estilo que tendrá tu boda, descarta las que definitivamente no te gustan y así será más fácil comenzar. Tal vez puedas empezar por escoger los colores que más te gusten, son colores vivos o tonos claros y pasteles? Qué tipo de flores te gustan más, rosas, cartuchos, azucenas, etc,etc, quieres que sean flores de verdad o más bien hacer arreglos con distintos elementos?
Son muchas cosas que tienes para escoger y tu y tu pareja las tienen que definir. 

Recuerda que debes pensar en la decoración del lugar donde se hará la ceremonia y además la decoración de la recepción, muchas novias quieren que su bouquet vaya de la mano con la decoración, por esta razón puedes hacer tu ramo con las mismas flores que utilizarás en la decoración. 

Decora el lugar como siempre lo haz soñado, sea con flores, elementos de papel, luces, colores, o algún elemento que te defina. Disfruta mucho esta etapa y atrévete hacer cosas nuevas. Déjate sorprender y tomate tu tiempo para organizarlo todo. Al final, cuando llegue el gran día no solo tu estarás sorprendida, también tus invitados lo estarán y recordarán tu boda por el resto de sus vidas.