Tu eres tu propia Wedding planner

wedding 2

wedding 2 Llego el día en que por fin oíste la pregunta que soñabas; las palabras “quieres ser mi esposa” o “te quieres casar conmigo” convirtieron ese instante en uno de los momentos más importantes para tu vida.

Tal vez lloraste o te alegraste mucho y hasta seguramente los nervios se convirtieron en carcajadas, pero finalmente diste el sí. Todo lo que habías soñado desde pequeña para tu matrimonio, hoy empieza hacerse realidad. ¿Cómo será el vestido? ¿Dónde me casaré? ¿Cuándo será la boda? ¿Cómo serán los anillos? Esas y muchas preguntas más empiezan a cobrar sentido en este momento.

No importa si te casas al mes o al año de haberte comprometido, lo que verdaderamente importa es hacer realidad los sueños de los dos, es aprender a conocerse y a estar unidos en todo este camino.

Hoy en día muchos matrimonios son organizados por wedding planners (organizadores de bodas) los cuales nos ayudan en todas las tareas y nos facilitan un poco todo este proceso. Actualmente en Colombia y en el mundo muchas empresas se dedican a este trabajo, y ofrecen diferentes gamas de precios. Pero no te angusties si definitivamente no puedes acceder a este servicio; tú misma puedes ser tu propia wedding planner y puedes crear tu grupo de trabajo. Tus padres, tus hermanos, tus primos, amigos y personas más cercanas terminan siendo los mejores cómplices para esta tarea. Te aseguro que todo saldrá como lo imaginaste, estarás muy involucrada y tendrás el control, para decidir lo que más te gusta.

No olvides que debes organizarte muy bien, tener una agenda y anotar cada una de las cosas que quieres y los compromisos o reuniones que tendrás. Deben decidir que les gusta y descartar lo que definitivamente no se acopla a su estilo. Visita varios lugares donde te gustaría casarte y cuando lo definas, ve y convéncete de que ese es lugar, y haz que se vuelva parte de ti.

Pruébate varias opciones de vestidos, incluso los que no crees que te podrían gustar, pues podrías sorprenderte al verlos en tu propio cuerpo, y podrías cambiar de parecer. Analiza varias opciones de invitaciones, de comidas y de decoración, no olvides los detalles, pero recuerda siempre ser muy ordenada para que nada de lo que siempre soñaste para el gran día, se te vaya a quedar por fuera.

No dudes que cuando llegue el día de la boda, después de todos los esfuerzos, no solo habrás cumplido tus sueños y habrás planeado una boda espectacular, sino que te habrás divertido en compañía de los que quieres y que te ayudaron para hacer que lo planeado fuera posible.

Recuerda registrarlo, disfruta paso a paso de este camino desde el día que empezó, y sigue haciéndolo por el resto de tu vida. Tómate el tiempo y los respiros necesarios para guardar y atesorar cada momento especial, y no dejes que el estrés te impida recordar lo especial de esta etapa y del gran día.

Para terminar, te recomiendo que trates de hacer realidad todo lo que tú y tu pareja imaginaron para el día de la boda, y no olvides tener paciencia en los momentos de estrés, que incluso estos los añoraras en el futuro! Disfruta cada instante pues es una experiencia que no se repite otra vez en la vida!