CONSEJOS PARA OBTENER MEJORES RETRATOS DE NIÑOS CON ZONA 5

Antiguamente se decía que de un incendio, lo primero que se buscaría salvar, después de las vidas humanas desde luego, era el álbum fotográfico familiar. Hoy en día estos testigos físicos son poco frecuentes, pero aún tenemos la fascinación de retratar nuestra vida de familia digitalmente, capturando momentos para inmortalizar. Nuestros tesoros son nuestras memorias.

Uno de los dilemas que presentamos cuando formamos nuestras familias es retratar a nuestros niños, de modo que sus fotografías mantengan su esencia y tengan toque personal, inocencia y personalidad. Por esta razón, la Escuela de Cine y Fotografía Zona Cinco nos da unos consejos para retratar niños.

 

Naturalidad

Los niños son niños. Si quieres una fotografía memorable, déjalo ser. Ponle a disposición elementos con los cuales pueda interactuar, desde ropa, accesorios, juguetes e incluso elementos de los adultos. Estos últimos, si el niño decide usarlos, los usará y les dará otro significado gracias a la imaginación que poseen.

Toma varias fotografías seguidas

Mientras los niños hacen lo suyo y dejarlos fluir. No dejes que se intimide por la cámara, captura varias fotografías de seguido, ya que cada momento puede ser único. Lo mejor será tener la cámara en ráfaga, cuidando de que no te queden movidas tus fotografías.

Eso sí, no lo hagas todo el tiempo. Solo cuando lo consideres necesario.

Toma fotografías a su altura

A menos que quieras hacer fotografías en contrapicado (de arriba hacia abajo) por alguna razón estética, lo mejor es mantenerse al nivel del niño. De este modo, los retratos quedarán a la altura exacta de él, cuidarás de las proporciones y le darás esa naturalidad que tanto estas buscando.

Todo es un juego

Esa es la vida de un niño ¡el juego! Así que para la sesión de fotos, convierte todo en una especie de juego, en complicidad contigo y con la cámara. Porque desde luego, la idea no intimidar al niño.

Cuenta una historia en fotografías

A todos nos gustan las historias y más aún a los niños. ¿Y si lo incluyes en una? Si quieres una fotografía de ensueño, imaginativa y, sobre todo, que haga una oda a la imaginación infantil, invéntate una historia. O mejor aún, deja que sea el niño quien invente una historia.

A través de una o varias imágenes podrás lograr contar historias divertidas. Pueden ser un gran recuerdo para atesorar a futuro.

Por: www.zona-cinco.com

Powered by mementomedia